El buen samaritano y El siervo despiadado - La Casa Voladora - Cap. 4